Archivo de la categoría: Las aventuras de Buckaroo Banzai a través de la octava dimensión

TORMENTA FREAK


“Antes, los gigantes vivían en la tierra y, en la oscuridad del caos, engañaron a Crom y le arrebataron el enigma del acero. Crom se irritó y la tierra tembló. El fuego y el viento derribaron a aquellos gigantes y arrojaron sus cuerpos a las aguas. Pero en su ira, los dioses olvidaron el secreto del acero y lo dejaron en el campo de batalla. Nosotros lo encontramos. Sólo somos hombres. Ni dioses ni gigantes, solo hombres. Y el secreto del acero siempre ha llevado consigo un misterio. Tienes que comprender su valía, tienes que aprender su disciplina. Porque en nadie, en nadie de este mundo puedes confiar. Ni en un hombre, ni en una mujer, ni en un animal. En esto -alza su espada- sí puedes confiar”.

Conan el bárbaro.

A pesar de que el padre de Conan le diga a su hijo que no puedes confiar en nadie, en este blog intentaré que haya alguien en quien si puedas confiar. Por lo menos a un nivel de conocimiento friki o subcultural. Así que hoy tendremos comienzo la sección “Tormenta Freak” (que espero sea una sección regular), que utilizaré para recomendar  aquellas películas, series, novelas, cómics y demás paranoias, que puedan ser de utilidad a cualquier friki o Padawan friki que se precie.

En el espacio de hoy recomendaré una novela y dos películas frikis a más no poder.

CARBONO ALTERADO. De Richard K. Morgan.

“Volver de la muerte puede ser duro. En las Brigadas de Choque enseñan a relajarse antes del almacenaje. A mantenerse neutral y flotar. Es la primera lección que los entrenadores imparten ya desde el primer día. Virginia Vidaura, mirada dura y un cuerpo de bailarina enfundado en una escafandra amorfa de las Brigadas, estaba frente a nosotros en la sala de reclutamiento. -No se preocupen por nada –nos había dicho entonces-, y estarán preparados para todo. Diez años más tarde volví a encontrármela en una celda del penal de New Kanawa. Estaban a punto de condenarla a entre ochenta y cien años por un atraco a mano armada y lesiones orgánicas…”

Este es un pequeño extracto extraído del comienzo de esta apasionante novela de ciencia ficción escrita por el británico Richard K. Morgan, que creo que es necesario recomendar por muchas razones.

Carbono alterado, es una novela de ciencia ficción, que en el fondo tiene alma de novela negra. Eso sí, Una novela negra ambientada en el siglo XXV. En un futuro donde la humanidad se ha expandido por la galaxia sin cambiar prácticamente nada. Las diferencias entre clase, raza y religión aun persisten, pero los avances tecnológicos han cambiado la vida de las personas. Ahora, la conciencia humana se almacena en un disco implantado en la base del cerebro, y resulta fácilmente descargable en un nuevo cuerpo (a lo que en el libro se le llama re-enfundado). La forma de escritura, la trama (despójala de elementos scifi) y los personajes de la novela, recuerdan poderosamente a las novelas negras de Raymond Chandler, Dashiell Hammett o incluso James M. Cain, pero está llena también de situaciones que la encuadran en la mejor ciencia ficción, ya que toca temas como el ciberespacio, las inteligencias artificiales, el ciberpunk, la clonación y las relaciones entre humanos y androides que la dejan cerca de “Blade Runner” y Philip K. Dick.

En dicha trama, las investigaciones del protagonista le llevan a hacer un repaso por un futuro planeta tierra visitando el submundo de las drogas, el sexo y la violencia (lo que he dicho antes, no hemos cambiado en nada). El protagonista del libro, Takesshi Kovacks un ex-soldado de las Fuerzas de Choque re-enfundado en un cuerpo de alquiler para que actúe como una especie de detective privado (al modo de Spade o Malowe), contratado por un multimillonario terrestre para que investigue su propio asesinato (recordemos que las consciencias se descargan en cuerpos nuevos) ya que la policía considera que se trata de un simple suicidio. Como vemos es el típico argumento de género negro con una vuelta de tuerca que lo entrama dentro de un complejo y espectacular mundo futurista.

En definitiva, con esta novela tenemos una perfecta mezcla de novela negra y ciencia ficción, sólida y trepidante, llena de grandes diálogos y ambientes scifi perfectamente descritos y que seguro gustará a cualquiera que busque un entretenimiento de calidad. Si te gusta “Blade Runner” y te gusta “El halcón Maltés”, esta es tu novela.

FRIKI PELÍCULAS  

Ahora pasemos a las recomendaciones peliculeras de la semana. Las películas que vais a ver reflejadas a continuación, representan dos estilos de películas malas, malas, malas y malas con ganas. Que de ser tan obras tan malas pasan ser obras buenas de por sí. Y no digo buenas en lo que normalmente se tendría que emplear este adjetivo, digo buenas desde un punto de vista freak enfermizo y diferente. Estas dos películas que intentaré explicar (si eso es posible) a continuación, tiene unas pequeñas advertencias que son efectivas si quieres lograr un disfrute total de semejante producto:

-Primera. Tienes que saber que lo que vas a ver es una mala peli (aquí no hay vuelta de hoja), pero una mala peli que parece estar realizada así aposta. Que no es lo mismo que hacer una película intentando que sea buena y te quede un truño.

-Segunda. Tu cerebro debe estar vacio de prejuicios, no juzgues estas películas en ámbito cinéfilo, relájate y disfruta del espectáculo.

-Tercera. Y última. Para su disfrute, sería mejor que fueran vistas en grupo (con amigos), porque sin ese factor pierden parte del encanto y el cachondeo. Ahora pasemos a ellas (curiosamente las dos empiezan su título con “Las aventuras de…).

LAS AVENTURAS DE BUCKAROO BANZAI A TRAVÉS DE LA OCTAVA DIMENSIÓN. De W.D. Richter.

Única película dirigida que yo sepa por este tal W.D. Richter (y no entiendo el porqué) e interpretada por un plantel de figuras de la talla de Peter Weller, John Lithgow, Ellen Barkin, Jeff Goldblum, Christopher Lloyd y Clancy Brown.

Con esta película que ya es de culto dentro de la ciencia ficción casposa de serie “B” quizá sea incluso “Z”, cuenta en su argumento la historia de  Buckaroo Banzai. Un prestigioso científico, neurocirujano, piloto de carreras, cantante de rock y héroe de cómics, que en una de sus investigaciones, abre una puerta a otra dimensión. El problema es que la referida dimensión está siendo empleada como cárcel por una raza alienígena, y la Tierra se ve amenazada de ser invadida o destruida por la policía alienígena. De modo que Buckaroo, con ayuda de su guardaespaldas, sus colegas científicos, el grupo de rock, algunos de sus fans, un embajador alienígena y un cantante de country tejano tomará cartas en el asunto. Vamos hombre, con este argumento es imposible que no sea interesante. Semejante cantidad de despropósitos tienen que hacerla divertida por narices. Es una rareza inclasificable sin un solo minuto de aburrimiento.

Odiada o adorada (hay gente que la adora de verdad, que lo he mirado), esta película disfrutada en grupo, es un Bocatto di cardinalle que no dejará indiferente a ninguno. Aconsejable verla hasta el final, tiene los mejores/peores títulos de crédito de la historia del cine. ¿Os atrevéis a probar?

 LAS AVENTURAS DE FORD FAIRLANE. De Renni Harlin.


Esta cinta dirigida por Renni Harlin (que entre su carrera tiene alguna obra de cierto interés), es la peor película de detectives que he tenido el gusto de ver. Es tan mala que tiene que estar hecha así aposta, porque no se puede hacer algo así sin querer.

Con un argumento que explicado por el propio protagonista dice: “Yo soy Ford Fairlane, el detective más sexy (y más descarado de Los Ángeles). Tomar Sambucas sin parar con las estrellas del rock y alternar con tías buenas a todas horas es un duro trabajo… pero alguien tiene que hacerlo. Pero cuando la estrella del Heavy, Bobby Black, muere en mitad de una actuación, mi trabajo como detective da un peligroso giro. Quizás sea un paranoico, pero si te persiguiesen matones psicopatas y coches a toda pastilla… probablemente tú también serías un paranoico”.

En esas sencillas líneas se explica la película a la perfección. Tiene algunos de los diálogos más estúpidos y cachondos jamás escritos. Eso sí, hay que verla doblada por el gran Pablo Carbonell, que hace mejor la película con su doblaje. La trama es de chiste y las interpretaciones brillan por su ausencia (el mejor es el coala), pero es tan freak que se hace entrañable desde un punto de vista cómico y zafio. De verdad, si esta película la ves una noche de cachondeo junto con colegas, seguro que no la olvidas.

Bueno, ya me despido de esta (como siempre) larga entrada.

Nos vemos pos ahí.

Javi Cano.

Anuncios