Crítica de “Drive”. Cine de género con mayúsculas

Blog Freaksociety– Tras un tiempo alejado de esta página tomándome un merecido (o quizá no) descanso, y pasando por medio de este parón las fiestas navideñas, vuelvo a esta página con energías renovadas, las pilas cargadas y todas las demás tonterías que se dicen en estos casos. Para comenzar la primera entrada del año, nada mejor que hacerlo con la crítica de la última película que vi el año pasado a tan sólo unas horas de cambiar a este 2012.

Drive-poster

Uno de los póster de "Drive"

Nicolas Winding Refn, nos trae con “Drive” una de las películas más interesante de los últimos meses y por lo tanto, una de las propuestas más sugerentes de todo el año. (Para ver más datos sobre la película y su tráiler pinchar en el siguiente enlace).

Basada en una novela de James Sallis, reconvertida en un guión por Hossein Amini que se aleja convenientemente del original literario, centrándose en la trama actual y dejando de lado las evocaciones a la infancia y juventud del protagonista que si estaban en la novela de Sallis, la trama nos introduce en un thriller negro con cierta mirada nostálgica a ese cine ochentero con estética a lo “Miami Vice”, presente sobretodo en la utilización de la banda sonora de sonidos electrónicos eighties tocados por grupos actuales (Kavinsky con su “Nightcall” y College con su “A real hero”son muestras de esto último).

Drive-Gosling

El conductor interpretado por Ryan Gosling

Estética clara también desde esos títulos de crédito en color rosa fucsia, siguiendo la conducción del protagonista por unas solitarias y nocturnas calles de Los Ángeles, en un estilo que recuerda tanto a lo mostrado por Michael Mann en muchas de sus cintas, como a lo que William Friedkin nos enseñó en “Vivir y morir en Los Ángeles”.

Ya desde el comienzo (con su secuencia inicial), nos encontramos con un relato de un conductor que con la utilización de la voz en off, nos deja claro las reglas por las que se basa su código de conducta, y en la huida del primer golpe, asistimos a su profesionalidad y calma con la que realiza su peligroso oficio. La película acerca su atmósfera conscientemente de ello a la de “Driver” de Walter Hill, como si el conductor protagonista de “Drive” (del que nunca conocemos su nombre) fuera el sucesor de ese Ryan O´Neal de la película de Hill, heredero a su vez del código samurái del Alain Delon de “El silencio de un hombre” de Jean-Pierre Melville.

Drive

El protagonista vive la vida desde dentro de su coche

El protagonista es interpretado de manera notable y estoica por un Ryan Gosling parco en palabras y de apariencia cool ochentera (esa chupa plateada con el escorpión amarillo de su espalda, los omnipresentes guantes de conducir, y ese palillo en la boca que le acercan al que llevaba (salvando las innumerables distancias entre esta cinta y esa, claro) Sylvester Stallone en “Cobra, el brazo fuerte de la ley” de George Pan Cosmatos y sobretodo al que Chow Yun-Fat lucía en “A better tomorrow” de John Woo), que se dedica a demás de conducir en atracos, a ejercer de especialista en películas, e intenta pasar totalmente desapercibido y no mezclarse con la sociedad, sabiendo el mismo que lleva en su interior un animal sin control que es mejor dejar atado, o un escorpión que en un segundo puede clavar su aguijón e inocular todo su veneno interior.

Drive-secuencia

Una de las brutales secuencias que contiene la película

La trama de la película deja claro que el protagonista busca mantenerse alejado de la sociedad; conduce por la noche, el apartamento donde vive apenas tiene muebles, siempre asomado a la ventana contempla alejado la ciudad, cuando trabaja de especialista habla únicamente con el personaje interpretado por Bryan Craston y se mantiene apartado de todos los demás en esa soledad autoinfligida conscientemente. Soledad que empieza a resquebrajarse cuando su vecina (Carey Mulligan) y su hijo (Kaden Leos) irrumpen en su vida y le muestran algo que nunca antes había buscado o necesitado.

En esas secuencias familiares y líricas, remarcadas mucho más luminosamente y con utilización de cámara lenta por el director, el conductor se permite entrar en contacto con la normalidad de una sociedad de la que había permanecido apartado hasta el momento, y es en esas secuencias más de miradas tiernas y alivio, que sexuales, donde el conductor rompe su aislamiento y en cierta manera suponen también la rotura del código en el que se movía y su condena definitiva.

Drive-gosling-mulligan

La relación con su vecina propicia su caída a los infiernos

Pero siendo esta una película de género, la naturalidad y suavidad con la que Nicolas Winding Refn, mueve el relato es rota súbitamente por unos estallidos de violencia gore que cogen al público de sopetón y que muestran una brutalidad descarnada y salvaje en la que el protagonista cae sin poder evitarlo y de donde es imposible escapar (impagable y hermosa incluso en su violencia, la secuencia del ascensor).

Con este “Drive”, estamos delante de un thriller con una mirada retro nada disimulada, que homenajea el cine criminal de finales de los setenta y principios de los ochenta, pero con la suficiente fuerza y potencia propia para tener una mirada original y refrescante sobre el género negro contemporáneo, además de contar con una puesta en escena magistral.

Un ejemplo de cine de género al servicio de una historia sencilla que corre cercana a la serie “B” mezclando conceptos añejos y modernos sin que el resultado se resienta por ello y que con el tiempo seguro que pasará a ser calificada como película de culto.

Javi Cano

Anuncios

Acerca de jjorel

Con estudios de cine y un amplio espacio de tiempo trabajando en agencias de publicidad, decido establecerme por cuenta propia y abrir la librería especializada Keystone Comics. Llevo los blog Freaksociety.wordpress.com y Hablando de cómics.wordpress.com.

Publicado el 8 enero, 2012 en Actores, Actrices, Bryan Craston, Carey Mulligan, Directores, Drive, Drive, Escritores, James Sallis, Kaden Leos, Nicholas Winding Refn, Novelas, Películas, Ryan Gosling y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Me gustó mucho…. Cuando las cosas se hacen bien es mejor dejarlas así… pero te quedas con ganas de ver la precuela donde se vea por qué el prota es como es y reacciona de la manera que lo hace… y claro… de por qué lleva esa cazadora ultrahortera brillante de escorpión hasta a cagar, que seguro que alguna razón hay.

  1. Pingback: Crítica de “The Yellow Sea”. Magnífica y violenta muestra de buen cine coreano « Freaksociety

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: